La política a subasta

ImagenFiltroValencia

 

Nuevo post de opinión para #FiltroValencia de La Vanguardia CV. Hoy, a falta de unos días para las elecciones,  toca hablar de la campaña electoral. Ya sabéis que si queréis leer el artículo original, clic aquí.

 

Encontrábame el martes desayunando con dos avezados periodistas valencianos en el tradicional encuentro político de EVAP, viendo como los cabezas de lista por Valencia debatían y se enzarzaban animosamente sobre la infrafinanciación o el turismo de sol y playa. No, pero bien. En serio. Nos gustarán unos más que otros, pero Ana Botella, Joan Baldoví y Elena Bastidas pasan el examen de sobra. Como os decía, allí estaban ellos respondiendo a las incisivas preguntas del auditorio y no sé si fue el cruasán o el etéreo aroma que rezuman las paredes del Ateneo, pero me imaginé en la Llotja del Peix del Cabanyal. Sí, bueno no. Sí porque me pareció que estábamos asistiendo a una puja de cifras, mejor dicho, de medidas que los allí presentes se estaban comprometiendo a cumplir si ganaban. No porque la subasta del pescado va hacia abajo, es decir, marcan a veinticuatro euros la caja de llobarros y empieza a descender su precio hasta que algún comprador puja y se la lleva. Que no os quedéis con que quiero comparar la política con el pescado, ni siquiera estoy diciendo que los políticos debatiendo sean la reencarnación de la Tía Picores. Hablo de cómo en campaña los candidatos muestran su género a la clientela como si de una puja se tratase.

La subasta es una palabra interesante que es capaz de evocar el mayor de los lujos, la originalidad y la exclusividad, o todo lo contrario, el chollo, la ganga, la oportunidad de comprar algo por un precio irrisoriamente inferior al de mercado, por tanto, devaluado. ¿Y dónde colocamos la política? ¿En el fantástico mundo de las subastas inglesas de salas enmoquetadas –con glamour, nada de moquetas verdes de motel- iluminadas con lámparas de cristal que cuelgan del techo y un señor estirado cantando los lotes y elevando la puja? ¿O en la sala de hotel de esos de la entrada a la ciudad, que ni fu ni fa pero con moqueta verde, donde los asistentes –heterogéneos, por no decir dispares- se apelotonan sobre bancos destartalados y un hombre, con el don de la palabra y la persuasión, intenta insuflar ritmo a la subasta? Sea la opción que sea, no saldrá bien parada la política. Y por ende, ninguno de nosotros.

Estamos ante una de las campañas más reñidas, más abiertas y más interesantes de la historia reciente y eso significa que los candidatos están poniendo toda la carne en el asador. En nuestro caso, el pescado en el mostrador. Asistimos a un continuo “yo más” –el tú más lo dejamos para los debates televisados- vías de AVE, yo más puestos de trabajo, yo más cuotas para las mujeres, yo más pactos de estado, yo más derechos sociales. El caso es ofrecer lo que sea necesario para captar el voto. Pero más de cantidad, ahí, a lo bruto, y ahí estamos nosotros escuchándolos y presuponiendo que lo que dicen es fruto de un concienzudo análisis y no fruto del fragor de la discusión. Y mientras ellos más apuestan para ganar nuestro voto, menos sentido tiene todo porque es literalmente imposible que se lleven a cabo todas las promesas electorales. Qué barato sale apostar la política cuando las promesas electorales no son vinculantes ¿no? Aquí o nos obligan o por voluntad propia y responsabilidad… lo justo. Así que las cosas que escuchemos en campaña hay que ponerlas en cuarentena, que en política las palabritas se las lleva el viento junto con el programa electoral. ¡Y pensábamos que ya estaba todo el pescado vendido!

 

Spain’s Socialist Party (PSOE) leader Pedro Sanchez (C), one of the four leading candidates for Spain’s national election, delivers a speech next to regional president Ximo Puig (R) and the mayor of Alicante Gabriel Echavarri during an election campaign rally at the central market in Alicante, Spain, December 16, 2015. REUTERS/Heino Kalis (Reuters)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s