Ni una menos

ImagenFiltroValencia

 

La semana pasada regresé a #FiltroValencia, mi blog en La Vanguardia sobre sociopolítica. Tras el verano negro que hemos vivido en materia de violencia de género no podía dejar de comentarlo con vosotros y más en una tribuna como la que me brinda LV. Si queréis leer el original, seguid este enlace.

 

Estoy sentada desde hace un rato delante de la libreta, con el té ya frío, intentando dar forma a este primer post tras las vacaciones. ¡Qué pronto se pierde el hábito! Mi idea, en un principio, era escribir sobre el nuevo curso político, los temas que marcarán la agenda, las elecciones catalanas y estatales, las sucesivas crisis –propias y atribuidas- del tripartito valenciano. En mi mente estaba componiendo el tráiler de esa película política que veremos los próximos meses, pero al llegar a los créditos he tenido miedo porque no ha aparecido en ningún momento, ni un microsegundo, la violencia machista.

 

Quienes habéis estado más o menos conectados a la actualidad, convendréis conmigo que durante estos meses la sensación de estupor, impotencia, indignación y tristeza ha ido aumentando día a día con cada asesinato. Trece mujeres durante estos tres meses, veintiséis en lo que va de año. Asesinadas por el hecho de ser mujeres. Sí, por eso de la propiedad y la posesión. Reitero, trece en tres meses. No busquéis explicación en el calor porque, a menos que queráis banalizar el tema, no la encontraréis. Yo trataría de encontrar la respuesta en los recortes en el presupuesto o en la cuestión cultural; o, si quisiera acabar antes, correría hasta el lugar donde reside la voluntad política. Ese lugar donde el compromiso político se traduce en acción real. Me refiero al compromiso individual del político o política que lucha sin descanso para conseguir su propósito. Sé que no son justas estas palabras porque políticos comprometidos, con nombre y apellidos, haberlos, haylos; pero hemos llegado al punto -y que este verano nos lo evidencia- en que ya no es suficiente. Necesitamos un compromiso político en mayúsculas. Necesitamos un pacto de Estado para que los políticos –de forma agregada, no individual- se tatúen en la piel “solucionarlo como sea”, que traducido en términos político-públicos sería algo así como “que por recursos no sea”. En ese momento estaríamos hablando en serio. Pero, por desgracia, todavía no hemos llegado.

 

Nos encontramos en ese estadio en que los recursos, en su mayoría, se destinan a medidas reactivas, es decir, una vez se ha producido el maltrato. Y me pregunto cuándo vamos a abordar el problema en la raíz o en el origen, esto es, en las bases culturales. Por suerte cada vez más personas, colectivos e instituciones trabajan este tema pero la solución pasa por actuar como sociedad, todos a una. Por este motivo la violencia machista debe elevarse a pacto de Estado, porque es la única manera de que adquiera importancia simbólica y real. Simbólica para que sea percibida como una responsabilidad de todos y todas, y real para que vaya acompañada de recursos. Campañas de sensibilización, comunicación, prevención o protección en paralelo a la recuperación, creación y fortalecimiento de redes e instituciones de referencia –como el histórico Institut de la Dona– al tiempo, sobre todo, que se apuesta por la re-educación de los ya socializados y la co-educación de los que están por socializar.

 

Comenzaba este post confesando que tengo miedo a que lo ocurrido durante este verano negro de 2015 se pierda en las páginas de periódicos ya antiguos. Tengo miedo a que la actualidad política, con su contienda diaria y las golosas campañas electorales inminentes, relegue a estas mujeres asesinadas a meros numeritos. Y tengo miedo porque hoy, uno de septiembre, viendo las portadas de los diarios o navegando en Twitter, se han cumplido esos temores.

 

“Amando en gris” de Fani Grande

“Morir de hombría” de Joan Sanfélix

Dossier de Violencia de Género de Agenda Pública

disculpe-molestias-tw

Fuente: Twitter

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s